Hasta después de la muerte

DSC_0358

Surge este poema de la inspiración  de la letra de un fandango que, ¡quién no ha cantado alguna  vez!

“Hasta después de la muerte

te tengo que estar queriendo,

que muerto tambien se quiere,

yo te quiero con el alma

y el alma nunca se muere”

Si me dejan soñar después de muerto,

aunque ya no despierte,

no te perderé nunca.

Te llevaré en el subconsciente

y seguro que aflora

en un tiempo sin horas,

libre de ataduras, tu recuerdo.

Iremos  en una permanente  juventud

por  prados verdes bajo cielo azul,

asidos de la mano de nuestros sentimientos.

Te llamaré a mis sueños

para unir los tuyos  con los míos.

Crearemos historias con bellos argumentos.

Así debe de ser la gloria,

la que esta tarde de diciembre,

acordándome de ti, presiento. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.