Según el cristal.

sardinas

Estimado ciudadano:

si se dispone a saber

lo que pasa por doquier

y tiene la prensa a mano

su esfuerzo puede ser vano,

pues una misma noticia

la tratan como inmundicia

o como hazaña señera,

según quien la escriba quiera

tergiversar con pericia.

  

Cada cual a su sardina,

descarado y   embustero,

por interés o dinero

arrima  el ascua y la  harina,

pero se les ve el plumero

y del pie del que cojean.

La noticias  que falsean

a su lucro y conveniencia

con descarada insolencia

pocos hay que se las crean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.