Rutina

 

 

 

 

 

 

Se encienden suavemente las  esquinas

cuando la luz resbala cada la tarde

por la lejana  espalda de los montes

buscando del océano las orillas.

Regresan los labriegos por caminos,

de la brega, el sudor y la fatiga,

a mujeriega de cansadas mulas

en busca del  calor y del cobijo.

Llama el bronce ruidoso a la oración,

al rezo del temor que da la noche.

Al alba volverán  a la besana,

a la rutina, al surco y la labor

hasta que  el sol se duerma una mañana

entre la espuma blanca de las olas

y  queden secas las espigas solas

en desolados campos de dolor.

 

Fotografía de Manuel Rodríguez Espino

http://www.panoramio.com/user/1368766?with_photo_id=18723512

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.