Plegaria para estos días

En estas fechas líbrame, señor, de empalagosas y melifluas felicitaciones. Que las que reciba lo sean de corazón.

Dame un lote de parabienes limitado y censado con el fin  de  transmitirlos a mis íntimos y evitar que me convierta en un zombi programado y autómata de tópica fraseología.

Líbrame de cenas pantagruélicas a dos carrillos que me pongan  al borde de la indigestión.

Aparta de mí las caras de bondad navideña de lego en vísperas de profesar.

Sácame de la vorágine de Nochevieja por la puerta trasera de la discreción para evitar que me divierta por imperativo legal sin que sea esa mi intención.

Átame la billetera con resistente goma, como hacían los mayorales en víspera de trato, para que en momento de debilidad no gaste lo que no puedo ni debo.

Aleja de la ventana de mi casa el estallido estruendoso de los petardos que desvelan mi sueño intempestivamente al poco de cogerlo.

Pon tu magnánima mano sobre mi cabeza para que el oropel y la fanfarria no alteren mi percepción de la realidad.

Si no fuera posible  concederlas  todas, permite al menos que salga de estas fiestas sin sufrir ningún desaguisado irreversible y las consecuencias sean leves y pasajeras. Es gracia que espero alcanzar de tu bondad e infinita misericordia.

 (Repetir tres veces antes de acostarse durante una semana)

4 respuesta a “Plegaria para estos días”

  1. Buenas noches Juan Francisco:
    No te lo tomes a mal, hombre de Dios, que yo sólo quiero felicitarte la Navidasd y desearte unas «felices pascuas», v un próspero año nuevo,
    Juan Francisco, cómo se nota que de «chico» pasaste por el seminario, y bien que aprendiste las lecciones que te enseñaban o, si no, ¿por qué hablas con tanto dominio del lenguaje de la cara de bondad navideña del lego en vísperas de profesar?, o, el otro día: de serafines, virtudes, querubines,
    tronos, dominaciones, potestades, ángeles, arcángeles y principados, y eso, por no hablar de esa iglesia solo, en la solemne quietud del silencio y de los ramos de lirios que adornan sus altares…Déjame que te mande una abrazo de corazón de un amigo.
    Primitivo Algaba Mansilla
    .

    1. Buenas noches Primitivo, lo que se vive de pequeño, disfrutando o sufriendo, queda marcado indeleblemente en nosotros. Ni lo he olvidado ni creo que lo olvide, salvo fuerza mayor. Un abrazo al compañero y amigo que se sentaba cerca de mí en la antigua Escuela de Magisterio, cuando éramos aún tan jóvenes y teníamos la vida por delante. Ahora el porvenir se nos está pasando a la espalda, pero quedan ganas de apurar los dulces tragos que nos ofrezca la vida, no con la impetuosidad de los veinte años, sí con la calma y el distanciamiento de las cosas que da el tiempo. Que pases una felices navidades.

  2. Asumo todo.
    Otrosí digo: No me dejes caer en la tentación de autoformularme buenos propósitos para un periodo superior a un ya iremos viendo.
    Te espero mañana

Responder a Manuel Rodríguez Espino Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.