Niños, príncipes y princesas.

corona

Os enseñarán, gráciles niños y niñas,  que por mor de la genética alcanzáis el principado, las artificiosas  formas del ceremonial protocolario que a tan alto estado corresponden.

Ahormarán vuestros impulsos espontáneos con  arneses  de palacio. Vuestras caras tendrán la  sonrisa programada para el acto  y vuestras manos mostrarán  cinco lobitos al viento del aplauso.

Os llamarán altezas y ante vos inclinarán cabezas y doblarán rodillas y espinazos. Viviréis en  una burbuja  de cristal, de Bohemia quizás, del más selecto y caro, pero jaula al fin y al cabo.

Enjambres de zumbones moscardones libarán vuestra compaña  buscando el  relumbre social o los favores, pero  vuestra infancia  volará  con  señuelos amarillos sin haber tocado el suelo. No os hará falta nada, pero vais  a perder mucho de  lo que a los niños de vuestra edad les corresponde: el juego en la calle, las pandillas plurales… No sabréis distinguir el saludo sincero del fingido, la amistad de la simple compañía. 

Una  corte de adulones  os rodeará  y perderéis el contacto con la vida real, aunque las vuestras sean más regaladas. Con todo,  no os  creáis dioses  ni ungidos por altísimos designios por tantos parabienes porque el dolor y el sufrimiento no reparan en coronas y la muerte no esquiva a las realezas. Un consejo,  si nos es permitido a los plebeyos,  no subáis  muy alto, que desde allí son más fuertes los porrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.