Manitas de cine

apaches

 

 

 

 

Mi mano sigilosa en la  frontera

de dos cuerpos de ardor adolescente

reptaba  sondeando compañera

en la envolvente oscuridad del cine.

Tras un  paso, astuta y cautelosa,

ocupaba el terreno conquistado

y seguía avanzando en su aventura

hasta el ansiado roce en que esperaba

con la respiración sujeta en bridas

el rechazo o  la cálida acogida

La quietud era indicación  de avance

hacia el querido otero  de la  tuya,

que con  un voluptuoso desperezo

giraba receptiva  su  postura,

uniendo palmas y enlazando  dedos,

mientras tropas de yanquis galopaban

con toques de cornetas estridentes

por las llanuras ardientes del desierto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.