Fieles pies

pies

 

 

 

 

 

 

Cuando te cierren la  postrera puerta

no te darán con ella en las narices,

sino en los pies con cemento y arena. 

Será un portazo para siempre,

pero los moldes de tus huellas

esperarán detrás de la madera

como perro fiel a dueño ausente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.