Eurovegas fumando espera.

sasa

(Carta en el periódico HOY 27-9-2013)

Cuando yo  era niño no había trabas legales para fumar en ningún local.  Tan ingenuos e ignorantes  éramos que  fumar delante de los padres se consideraba  como un espaldarazo a la mayoría de edad.

El cine atizaba el vicio lo suyo. La exuberante Sara Montiel  esperaba fumando tras los alegres ventanales a su amante. A ver quién se resistía. En el cine de mi pueblo se formaba tal humareda de celtas cortos  que, pongamos por caso, no se distinguía  la niebla del aeropuerto de Casablanca y a  Humphrey Bogart, desapareciendo entre ella del humo  del viejo salón de cine.

 Eurovegas espera fumando  las reformas legales necesarias para instalarse en Madrid, o sea,  que el humo traspase los ventanales y las volutas campen a sus anchas por las tierras de Alcorcón.

 No es fácil resistirse a las insinuaciones de una  cabaretera que viene con un fajo de billetes en el liguero.  Ya le han hecho guiños y  demostrado explícita y ardientemente deseos de bienvenida  y permanencia. Le allanarán el camino con el capote del relicario para que los  aros de humo  asciendan lúbricos desde las mesas de juego. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.