El poder

punal

Quien quiere descollar, por codicioso

queda en su proceder desmesurado

a los ojos ajenos retratado

y en  su propio semblante  ruboroso.

 

Si no pierde por mor del entorchado

totalmente el recato pudoroso

y se encuentra por ello más dichoso

convertido en total desvergonzado.

 

Las ansias de poder y encumbramiento

fuera de razonables pretensiones

conducen a vivir con fingimiento

 

y con tal de lograr las ambiciones,

sin advertir ningún remordimiento,

van cubriendo el camino de traiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.