El paseillo.

paseillo

Cuentan que a la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla iban muchos devotos curristas sólo por ver al Faraón de Camas  hacer el paseíllo.

Conociendo sus «espantás» y la tardía apertura del tarro de las esencias artísticas, el paseíllo de Curro por el albero de la Maestranza con la  música de la banda que dirigía  el maestro Tejera, era un rito que colmaba por su estético ceremonial las expectativas de muchos incondicionales.

El empaque del torero, montera calada y  capote de paseo  terciado, lento y ceremonioso el andar,  era todo un espectáculo. Si después  en el primer tercio  la magia de  Cuchares le tocaba con la varita de la inspiración y el capote bordaba en el aire un par de verónicas, los fervorosos admiradores  tenían satisfecha la temporada.  Lo que viniera después, era regalo y añadidura del tan admirado como  denostado matador que a nadie dejaba indiferente.

No comprendo la aprensión de algunos por el  paseíllo y posterior declaración como imputada que la infanta de España deberá hacer  en los juzgados de Palma, cuando deberían estar orgullosos porque esta ocasión ofrece al Estado, en concreto a la Justicia, la oportunidad de demostrar al mundo que España es un país realmente democrático  sin discriminaciones ni privilegios ante la ley.

Sólo los trasnochados añorantes de una monarquía cortesana ya periclitada,  los que temen que el paseíllo y la comparecencia dañen la imagen de España y cuarteen los cimientos del Estado, junto a aduladores de aluvión, se oponen  a todo este proceso  con presiones  a veces  vergonzantes sobre el juez, señor Castro Aragón.

Aunque no sea de albero el suelo, el paseíllo  le da la oportunidad a tan elevada representante de la institución monárquica de mostrar temple, elegancia y  clase, que en este caso se le supone, como el valor en la mili, por alteza y por realeza.

Con más razón si, como defienden sus abogados, el Fiscal General del Estado, el fiscal señor Horrach, y otros destacados representantes del poder, no existen razones para su imputación. 

La lidia, valga el símil,  está dentro del edificio y es ahí donde el buen oficio  y hacer de los monosabios  lidiarán con pericia y astucia para que la sangre azul no llegue al río. ¡Qué más hubiese querido Curro Romero que entre el toro y él hubiesen colocado tantos burladeros donde guarecerse en  las malas tardes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.