El alba en tu cuerpo

solardiente

(Sol ardiente de junio. Frederic, Lord Leighton. Óleo sobre lienzo)

Por encontrarme contigo

socavo la madrugada

con los picos  del desvelo

y saco  la noche  a espuertas

por ver tu cuerpo moreno

con la claridad del  alba.

Esa luz dulce y difusa

hecha de leche de nácar

recubre tu piel dormida.

Al poco la miel dorada,

regalo del sol primero,

penetra por la ventana

acariciando tu pelo

sobre la blanca almohada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.