Consejos vendo…


 

El proyecto de Orden de Transparencia Bancaria del Ministerio de Economía y Hacienda contempla entre sus posibles propuestas la de cobrar por asesorar a los clientes una comisión, que se movería entre 120 y 600 € la hora.

Me imagino que se dotarán los bancos, a semejanza de los taxis, de “consejímetros» para aplicar las tarifas. Los saludos, prolegómenos y despedidas de la entrevista no deben entrar en el cómputo. El director o asesor financiero debe avisarnos en qué momento pone en marcha el contador con alguna frase ritual como “a partir de este momento el verbo se hace consejo remunerado”. Además, como en el baloncesto, debe tener un interruptor para tiempos muertos. Los golpes de tos y las llamadas telefónicas inoportunas no  computan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.