¡Ánimo!

alejandro-y-el-nudo-gordiano

El monótono fluir de la rutina

entremezcla los  límites  difusos

de  las horas  y los días confusos,

cual vela  al  horizonte la calina.

 

Una angustiosa  soledad camina

por senderos y  atajos inconclusos

infestados de penas y de intrusos

que turban paz con desazón dañina.

  

Destruye  nudos al gordiano modo,

un tajo a la raíz lo cura todo.

Que vuelva a ti la magia  de la vida.

  

Al aire, libertad sin ataduras,

antes que recubierta de amarguras

ciegue el hollín la puerta de salida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.