Amores de conveniencia.

conveniencia

 

Valían  más los  carros en la puerta

que en el aire fantásticas quimeras

e importaban seguras  sementeras

más que aventuras de fortuna incierta

 

Se juntaban las tierras de una huerta

con las que a la sazón eran linderas

y sumaban  montones a  las eras

a cambio de dejar a hembra cubierta.

 

Mas no espanten, que no es esta costumbre

practicada en los pueblos  solamente,

pues  los acomodados  en la cumbre

 

aseguran fortuna  y  ascendente

buscando  par entre su misma gente

…que el amor con el roce saca lumbre.

…O chispas, que en  tal lid no hay certidumbre

y lo que se apañó por conveniencia

tórnase con el tiempo en inclemencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.