Teleclub

tele
La televisión,  como decía Gabriel Celaya de la poesía, era un arma cargada de futuro. Los más avispados lo intuyeron.
A partir del año 1964 el Ministerio de Información y Turismo, Fraga al frente, promovió la creación de teleclubes en todos los pueblos.  Con ellos se pretendía aprovechar los programas de televisión para organizar actividades educativas y culturales. 
En mi pueblo las funciones  del teleclub las realizaba la parroquia en el local de la  Acción Católica.   Disponía de salas para reuniones y un gran salón para la televisión.  Allí instalaron uno de los primeros receptores que  llegaron al pueblo.
 Eran los tiempos de los programas infantiles de  Herta Frankel con su perrita Marilín y las marionetas de Pepito, el Tonto y el Gruñón; de  series memorables:  Bonanza, el Virginiano, el Llanero solitario, Rintintín, Bronco…
Por la noche acudían los mayores a ver otros programas: Gran Parada, Noche de estrellas,  Amigos del lunes, posteriormente  del martes. Dos presentadores habituales: Franz Johan y Gustavo Re.  Y el gran Estudio 1.
 Cuando toreaba “El Cordobés” la expectación era máxima. Los agricultores,  a pesar de estar las labores de recolección en  pleno desarrollo,  se venían   de las eras a coger sitio para no perderse las faenas del  torero que popularizó el salto de la rana.
Al principio por ver la televisión se  cobraba un real.   Nosotros también acudíamos allí a charlar, a jugar a las damas, a comer pipas y a hacernos los encontradizos con las niñas, que, como en un jubileo, subían y bajaban las escaleras.
gg-crop
Había un futbolín grande y pesado, con jugadores de hierro y suelo de pizarra. Cuando jugábamos el ruido era atronador. Los muelles que amortiguaban los golpes de las barras contra el armazón estaban deteriorados de tanto uso y la sensación que le  producía al que los escuchaba de lejos era  que se acercaba  una banda de tambores desacompasados.   El engrase de las barras  de donde pendían los  futbolistas lo hacíamos con saliva.   Más de una vez tenía que subir el cura, su hermana o su sobrina, que vivían abajo, para asegurarse que seguíamos jugando  y que no  había empezado  una  batalla entre bárbaros por las voces y el alboroto  que formábamos. Al campo de juego  se le abrió un boquete  en  la zona  de uno de los porteros. La rudimentaria  reparación consistió en incrustarle una chapa que quedaba a distinto nivel del resto. Cuando la bola caía dentro la sacábamos haciendo girar la barra con las dos manos y con toda la fuerza que podíamos.  Esta salía volando y llegaba algunas veces hasta la portería contraria, lo que era jaleado  y aplaudido. En ocasiones  la bola sobrepasaba los límites del rectángulo de juego y salía botando por el salón. Una de esas veces  fue a estrellarse contra el cristal de una vitrina y el cura suspendió el juego del  futbolín por una larga temporada.  Al principio le echábamos una moneda para jugar. Dos compañeros  se colocaban   detrás de las  porterías para   en acciones muy rápidas evitar   que  cayeran al interior. Hasta que descubrimos una fórmula mejor: al tirador que sacábamos para afuera cuando le echábamos la moneda le colocamos un trozo de madera para impedir el retroceso y las bolas volvían a la caja sin pararse dentro. ¡Vaya pillos!

Comentarios a través de Facebook - El Blog de Juan Francisco Caro

2 pensamientos en “Teleclub

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment validation by @