Supersticiones

mal-de-ojo-1
No se me ocurría darle vueltas a una silla ni  a un paraguas. Decían que eso atraía desgracias. ¡Se podía morir el más pequeño de la casa!  No comprendía yo la relación entre ambos hechos en mi débil razonamiento infantil.
Tampoco la correspondencia  que existe entre la mirada de una persona que ha sufrido el quebranto  de  un ojo y los infortunios que acarrea.   Pero el dicho existe: ‘Parece que me ha mirado un tuerto’ se dice cuando suceden varias adversidades en poco tiempo.
Lo del  ‘mal  de ojo’ es parecido.   En este caso el maleficio no se debe a  carencia de órgano, sino a que hay personas que tienen poderes para transmitir males a otras de forma intencionada  o involuntaria. Son los denominados aojadores. Deriva esta suposición de la leyenda del contemplador u ojo maligno, un ser malvado y monstruoso parecido a un pulpo gigante con un ojo central muy grande y otros más pequeños en los pedúnculos. Era invocado por  personas con malformaciones  para que produjera  males a otras.  Hay quienes lo detectan e  intentan curarlo con un poder  no se sabe si innato o recibido  de algún ser ultra terrenal. El proceso  consiste en echar  unas gotas de aceite en un vaso de agua y comprobar su comportamiento entre plegarias  y  cruces. Se pronuncian el nombre y los dos apellidos del afectado y comienza el ritual: “Si tienes mal de ojos que te lo cure Dios, con sus clavos con su poder, con su cruz y con el dulce nombre del buen Jesús”. “Dos ojos te mataron, otros dos te sanarán”.
El llamado mal  de luna llena o alunamiento  sigue un ritual muy parecido al del ojo.
Las supersticiones son según el diccionario de la RAE  creencias extrañas a la fe religiosa y contrarias a la razón, pero en mi opinión los límites están  confusos.  Forman parte de nuestras costumbres  e idiosincrasia. ‘Hoy me ha levantado con el pie izquierdo’, decimos cuando no nos salen bien las cosas. Ser zurzo se consideraba antiguamente una anomalía, iba contra natura.  ¡Cuántos niños y niñas contrariados en su lateralidad por profesionales, padres y madres ignorantes!  Todavía hoy ciertos deportistas saltan al campo procurando que sea el pie derecho el primero  que lo  toque.
list_640px
Pasar por debajo de una escalera, vestir de  amarillo, cruzarse con un gato negro,  la rotura de un espejo, entre otras cosas y hechos   se asocian igualmente  con la mala suerte. Los toreros procuran que la montera no caiga boca arriba tras el brindis y si tienes que casarte o embarcar procura que no sea martes y trece.
Si  algún supersticioso tiene  la mala suerte de que se le  derrame  un salero debe coger un puñadito y tirarlo para atrás por encima del hombro para ahuyentar desgracias.
¿Quién no ha escuchado alguna vez la expresión ‘toquemos madera’ como salvaguarda y escudo?
Todas las supersticiones tienen su explicación en tiempos en los que cualquier fenómeno o suceso  de los que se desconocía  la causa lógica es  atribuido a fuerzas ocultas del más allá, a designios desconocidos.
Un mundo esotérico de brujas, demonios, hechizos y sortilegios donde avispados  adivinadores  sin fundamento  pululan a la caza de los crédulos.
Seguro  que usted, amable lector, conoce muchas más  supersticiones y prácticas de este tipo.

Comentarios a través de Facebook - El Blog de Juan Francisco Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment validation by @