Refugio

Una-mujer-camina-por-la-orilla-del-mar-al-atardecer
Navego  en ese mar de ondulaciones
que es tu cuerpo
para  encontrarte en el lado oculto del deseo.
Voy de  los sobresalientes  oteros
a las oscuras   simas,
cegado  el rumbo  por la deslumbrante luz
de los faros de tus ojos.
Acogedora  isla  donde, náufrago,
encuentro, en medio  de la tempestad, refugio,
exhausto de  gozo,  hasta  el estremecimiento.
 

Comentarios a través de Facebook - El Blog de Juan Francisco Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment validation by @