Recitar

fv-poesia_0

Oír  a Francisco Valladares, por ejemplo, recitar un poema me  conmueve. Es un arte. Quien sabe hacerlo mece las frases con énfasis, entonación  y silencios. El poema se convierte en música dramatizada, plena   de compás  y cadencia  que emociona al auditorio al remover los sentimientos  más primitivos y arraigados. La muerte, el amor, la dignidad de los que no tienen más capital que su honra, la grandeza de la fidelidad, el heroísmo, el requiebro galante a la mujer hermosa… La poesía lleva consigo el ritmo que le dan los acentos, la métrica  y la rima. El rapsoda la interpreta con el recitado y la declamación. El oyente traduce en  sentimientos que ponen los pelos de punta, la frente tersa y el busto erguido.
Sin ser profesionales también he oído  en las tabernas al calor de la melancolía del vino, en los jolgorios de fiestas y bodas, recitar a aficionados con hondo sentir.  ¡Qué silencio se produce cuando alguien lo hace con pasión y vehemencia! Personas mayores que tienen dificultades con la escritura  recuerdan, sin embargo, poesías que recitaban sus antepasados  o escucharon en  películas  y teatros.
La tradición oral ha sido durante siglos la forma de transmitir de generación en generación romances, décimas,  coplas…
Algunas composiciones por su temática o musicalidad arraigan con más  facilidad en la memoria y se prestan  a la recitación.  El deslumbrante ritmo de la ‘Marcha triunfal’ de  Rubén Darío.  El  ‘Canto a la mujer  cordobesa’ de  Julián Sánchez Prieto. El patriotismo desmesurado del ‘Dos de mayo’  de Bernardo López García.  ‘Era un jardín sonriente’, de los Hermanos  Quintero. ‘El Piyayo’ de José Carlos de Luna.  ‘Los cuatro muleros’ de García Lorca o la recitaciones intercaladas en las canciones de Pepe Pinto y Pepe Marchena: “Toito te lo consiento menos faltarle a mi mare…” escritas,  entre otros, por Rafael de León,  por citar solo algunos de los ejemplos más conocidos.
Dos poemas  me han conmovido siempre cuando los he leído o escuchado: ‘La nacencia’ de Luis Chamizo: “Bruñó los recios nubarrones pardos…” y  ‘El embargo’ de Gabriel y Galán.
jmgg
La primera vez que escuché este último en boca de mi padre, sin ser consciente entonces por mi edad del alcance del concepto de dignidad, sí la intuí en aquel hombre,  roto de dolor,  que invitaba a pasar al juez y a sus  acompañantes  cuando ya no tenía   dinero   porque  se lo gastó  todo en la enfermedad de su esposa. Lo demás podían llevárselo… Todo menos eso: “La camita onde yo la he querío/ cuando dambos estábamos güenos;/ la camita ondi yo la he cuidiao/la camita ondi estuvo su cuerpo/cuatro mesis vivo/ y una nochi muerto…”
Me impresionó la valentía, que sin ser altanera, es  firme y llena de orgullo por el deber cumplido: “Si venís antiayel a afligila, sos tumbo a la puerta”.
Esa cualidad del que se da a  valer como persona, que se gana el aprecio ajeno,  respetándose a sí mismo y a los demás, sin dejarse humillar. Y pienso ahora cómo actuaríamos cada uno de nosotros en parecidas circunstancias, “desnudos, como los hijos de la mar”, despojados de los bienes materiales que nos sostienen y de los que a veces presumimos. Si mantendríamos la digna grandeza del protagonista  del poema de Gabriel y Galán.

Comentarios a través de Facebook - El Blog de Juan Francisco Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment validation by @