¡Qué gran noche!

Serpentines Rafol 4

No existe fiesta sin ruido 
ni verbena que  se precie
que no ensordezca tu oído
ni quebrante  tu cabeza.
Si  quieres que  tu garganta
no sufra muchos suplicios,
para hablar usa  los gestos
en medio de tal bullicio.
Un insolente niñato
tira sobre tus zapatos
un petardo que detona
cuando bebes en el  vaso,
y del susto  estremecido
derramas sobre tu pecho
la mitad del contenido.
Buscas un sitio aparente
para tomar otra copa
y  ver pasar a la gente.
A la quinta vez que alzas
el brazo  con aspavientos
te divisa el camarero:
“Enseguida les atiendo”.
Al cabo de las dos horas
acude con la comanda
y ¡maldición de los cielos!,
se le olvidaron las tapas.
En una mesa vecina
un niño brama a sus anchas
por un globo de colores
que emprendió su retirada
por las cornisas lejanas.
Y anhelas por un momento
ser el globo que se escapa
por los caminos del  cielo.

Comentarios a través de Facebook - El Blog de Juan Francisco Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment validation by @