Más haikús

IMG_9007

Juncos del río

vigilan la corriente

con lanzas verdes.

Misa temprana,

silentes sombras negras

por las callejas.

 

Noche estrellada,

camino de Santiago

desde la era.

 

Flor del almendro,

con  tan áspero tronco,

delicadeza

 

Contigo a solas

con muy pocas palabras

cerca del fuego

 

Llueve  en el campo,

bajo un techo de hojas

yo me cobijo

 

Lluvia en el campo,

rumoroso murmullo

de un gran panal

 

Paloma blanca

raya  la  nube negra

de la tormenta

 

Fuente escondida

sigilosos  gemidos

en la maleza

 

Va el carretero

con el carro cargado

por el camino

 

Noche serena,

la luna en la laguna,

entre la  la adelfa

 

Un lirio traigo

de lo hondo del valle

para tu pelo

 

En el silbido

del viento en las cornisas

rompe la lluvia

 

Por la vidriera

del templo solitario

entran  colores.

 

En el olivo

se posa la abubilla

a media tarde

 

El pez se esconde

en los juncos del río

de las calores

 

Allá muy lejos

el cielo y el camino

se han encontrado

 

Comentarios a través de Facebook - El Blog de Juan Francisco Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment validation by @