La torre y la iglesia

A Carlos Gardel lo recibieron una noche, cuando volvía con veinte años más, las luces parpadeantes a lo lejos y las estrellas indiferentes en lo alto. Los regresos y las despedidas son siempre sentimentales. Los seres inanimados nos provocan emociones cuando los perdemos o volvemos a encontrarlos porque con ellos pasamos parte de nuestras vidas.  
La puerta que cierras por última vez cuando te jubilas, el coche que usaste durante años y entregas al desguace, la casa en que viviste de niño, tu cama, aquel rincón de la habitación donde soñabas despierto y en el que levantabas torreones de ilusiones que el alba desvanecía con medallas doradas sobre la colcha…
La torre del pueblo que descuella sobre los tejados y divisas en lontananza cuando regresas después de mucho tiempo te produce la sensación de que te estuvo aguardando desde el día que te fuiste, como el padre de la parábola que salía todas las tardes a esperar el regreso de su hijo. Te pareció triste en la despedida y alegre ahora que te recibe con los brazos abiertos.
Es el símbolo de identidad de los vecinos. En su ‘picocha’ prueban los ocasos y amaneceres tonalidades doradas.  El campanario tiene gargantas con úvulas de bronce y cuencas orbitales de ojos que te observan continuamente. Su reloj lleva el compás del tiempo con sones que pasan desapercibidos durante el día y taladran, profundos y espaciados, los negros valles de la madrugada, cuando todas las horas son la una repetida y sólo quedan después sus estelas temblando en los huecos del silencio.  
Cigüeñas, vencejos, aviones y palomas forman su guardia en las mañanas claras y en las tardes serenas.  En su vértice, la veleta a merced de solanos, gallegos y vientos de la mar vieja.
El edificio de la iglesia tiene cuerpo de piedra y alma de rezo. En su interior musitan las beatas los rosarios y se mecen con melódicos cantos las plegarias que ascienden por sus muros hasta las polícromas vidrieras.
Crisol donde se mezclan el agua, la sal, el aceite, la ceniza y el incienso como símbolos de vida y muerte, de ofrenda y súplica y donde siempre hay una luz como promesa que recuerda el camino por el que marcharon los que nunca volvieron.
La lluvia bate sus paredes y vencida en su prestante mole roja resbala por la tez de sus vertientes. Rosa de los vientos: al norte, la umbría, cobijo de sombras, lugar de meadas a deshoras y cantinas de feria: jeringo y aguardiente. Lugar de citas y faroles al valiente alarde del vino. Allí te espero, si tienes… cuchicheos de rumores de no se lo digas a nadie, confidencias de trastienda. Al este, la primera luz del día y un recuerdo en forma de cruz por los muertos caídos en las guerras. Sur de soles, tibio resguardo en los inviernos fríos y relumbre de fuego en los veranos. Al oeste la entrada por la puerta los de pecadores. Camino de ida y vuelta:  al perdón, cual hormigas haciendo granero, con la carga del pecado a cuestas y del perdón, con alivio ligero, de nuevo al pecado y al yerro.
Desde la torre que semana a semana levantaron sobre las raíces de la evocación estas columnas un hasta luego, si el tiempo no lo impide y con permiso y aquiescencia de las autoridades competentes.

Comentarios a través de Facebook - El Blog de Juan Francisco Caro

2 pensamientos en “La torre y la iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment validation by @