Ennoviarse

novios
Por estas fechas  de  Semana Santa  los jóvenes  paseaban por las calles cercanas  a la iglesia.  Ensayaban, como pajarillos volanderos, revoloteos  en el aire del cortejo, con equilibrio aún inestable, desde el nido de la niñez hasta  la primera adolescencia. Las hormonas bullían  en los cuerpos y como cualquier especie animal buscaban parejas para compartir afectos. Era un ir y venir con cruces de miradas,  risas y cercanos aleteos.
En un momento convenido se acercaban  los varones, dos generalmente,  al grupo de hembras. Vuelta arriba, vuelta abajo hasta que las pretendidas, si los demandantes  eran de su  agrado,  se apartaban del  grupo en el mismo número que los llegados. Al día siguiente  si las dos mocitas paseaban juntas la señal estaba clara.  Los dos varones entraban en plaza  como perdigones  en marzo. Conseguir hacerlo  solos,   un varón y una hembra,  suponía  una conquista significativa y una  confirmación explicita de aceptación. Existían símiles columbinos para explicar el proceso: apartar del bando y después arrastrar el ala en el requiebro.
Primeros escarceos titubeantes, de palabras vanas  y ademanes indecisos. Cualquier gesto cómplice  servía para unir con hilvanes  trocitos de gloria. Con una palabra se construían después los más bellos discursos en la soledad de casa. ¡Cuánto daba de sí el roce de los brazos en el ir y venir de los paseos!
La luna llena cubría  los tejados y  las calles de plata y en las procesiones,  las filas de hombres y mujeres,  separadas, de  velas y silencio.  Los jóvenes con un GPS mental tenían localizadas en cada hilera a sus parejas y en los lugares más estrechos, si coincidían, un rubor de cera y llama iluminaba sus candorosas mejillas. Inocencia de los amores primeros.
 En otras ocasiones se acercaban los varones a los pueblos próximos para relacionarse. Los  medios de locomoción eran escasos. Los de Ahillones iban a Berlanga andando o en bicicleta, quienes disponían de ellas. Con una linterna atada al manillar y con presillas en los bajos de los pantalones para no mancharlos  con la cadena.
Pero las coyundas foráneas no gozaban  de buen predicamento. “El que casa fuera o va a engañar o a que le engañen”. Y los lugareños no veían con buenos ojos a los intrusos que pretendían  a una de sus mozas. Podían acabar en el pilar de la fuente  por su osadía o,  irremediable el emparejamiento, debían aceptar las invitaciones que les impusieran los nativos. Costumbres  de antaño.
Para formalizar noviazgos había que  pararse, que una cosa es revolotear entre las flores y otra emparejar castas.
La familia intentaba encauzar preferencias.  Ponderaban  virtudes: “¡Qué “arriscá” es la hija de Fulanito, una mujer de su casa” o “Qué formal y trabajador el de Menganito”.
ninos_luna
No eran pocos los enlaces entre parientes,  primos hermanos incluidos. Una monogamia ancestral que rompía lindes y unía heredades.
Por recomendación de unos familiares un hombre ya metido en esos años límites entre  soltero y solterón se embarcó en el matrimonio para no quedarse solo en la vida.  No debió irle muy bien el abarco porque repetía en más de una ocasión el siguiente dicho: “Me casé con una tonta por culpa de unos parientes, los parientes en su casa y yo con la tonta siempre”.  Claro, que lo mismo podría decir de él su consorte.

Comentarios a través de Facebook - El Blog de Juan Francisco Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment validation by @