Colecciones

21782444
Nos gustaba coleccionar objetos, como lo hacían los mayores  con sellos y monedas. A falta de peculio para más altos vuelos nosotros, los niños de entonces, empleábamos la imaginación y dábamos valor a piezas sencillas con el capital de nuestra fantasía.
Coleccionábamos chapas o tapones de cervezas y refrescos. A cada clase le asignábamos una cuantía. Las más valiosas  eran las verdes de la marca Kas y las  rojas de Coca-Cola, a las que tasamos en mil, que entonces era lo máximo que alcanzábamos a ver, que no a tocar. Un billete verde suponía la cima y el límite de nuestras aspiraciones.  Las chapas  de cervezas pertenecían a la clase media,  distinguiendo las de Cruzcampo y las del Gavilán, que entonces se elaboraba en  Mérida. Para conseguirlas  recorríamos los bares y tabernas  buscándolas por el suelo. Algunos dueños de establecimientos nos las guardaban a requerimiento nuestro. Las de  gaseosas, Ruiz y Curusan,  que fabricaban en Burguillos del Cerro,  eran la clase de tropa por su falta de colorido y por ser las más abundantes. Sin saberlo estábamos aplicando la ley de la oferta y la demanda. A más escasez, más precio.
También coleccionábamos cajas de cerillas, que traían vistosas ilustraciones. Las recortábamos y hacíamos baraja con una goma. En el año 1972, Pedro Ocón de Oro, las ilustró con sus famosos jeroglíficos. Un gran acierto.
Las calcomanías las pegábamos  en el brazo o en el cuadro  de  la bicicleta.  Había quien tenía los escudos de todos los equipos de primera división, con el preferido a la cabeza.
En las portadas blancas  de papel satinado de las  libretas Balandro venían dos futbolistas que recortábamos y guardábamos. También  coleccionábamos bolindres y chinas.
51355173
Intercambiábamos ejemplares con los amigos para completar las colecciones. Tú me das, yo de doy. Con el juego aumentábamos el número de ejemplares o dilapidábamos el capital acumulado.
Sujetábamos con los dedos contra la pared las  estampitas  y los cromos y  los dejábamos caer al vuelo. Si se posaban encima de los otros los  ganabas. También  se establecían  distancias,   que para eso había libertad de acuerdo y unos instrumentos de medida que siempre llevamos consigo: las cuartas,  los pies y los dedos. Así, para ver quien empezaba se echaba pie y quien montaba sobre el del contrincante era el primero.
La tángana era otra modalidad. Antiquísimo juego de precisión y puntería que recibe diversas denominaciones según las zonas: tarusa, chito, mojón…
También existen variantes en su  desarrollo. Si no disponíamos de una piedra o un taco de madera con las superficies lisas, cogíamos  cualquier pedrusco  y lo que se ponía en juego en lugar de colocarlo arriba se ponía debajo. A veces el lance consistía solo en derribar la tángana con el tejo para ganar. En otras ocasiones  conseguías las que  quedaban más cerca del canto que lanzabas que de la tángana  derribada.
Había quienes coleccionaban folletos de programas  de mano de las películas. Eran del tamaño de la mitad de una cuartilla y  reflejaban una escena significativa de las mismas. Algunas noches nos reuníamos para verlas, como hacíamos con las fotografías guardadas en la caja de dulce de membrillo. Entonces  se ponía  en marcha la máquina del cine en nuestras cabezas para revivir las escenas que ya habíamos visto.

Comentarios a través de Facebook - El Blog de Juan Francisco Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment validation by @